Échale agua al “burnout”

El entorno laboral, sea una multinacional o PYME, ha expermentado un cambio real en los últimos años. No sólo la globalización, los avances en tecnología o las exigencias económicas, sino expectativas personales del equipo y directores conducen a situaciones prolongadas de estrés piscolaboral.

Según el INE un 79% de los directivos están preocupados por los efectos del estrés laboral. Y estos se traducen en varios niveles: El equipo entrará en un circulo vicioso que demuestra en su superficie conflictos entre departamentos e individuos que se deben al mal humor personal y a la falta de equilibrio del trabajador. A nivel mental, se suelen observar lapsos de concentración, mentes sobrecargadas que dan vueltas a diferentes conflictos, y comentarios de compañeros o jefes que terminan por convertirse en obsesiones personales. Esto a su vez se refleja no solo en el estado emocional, expresándose por poco ánimo e impotencia, sino también a nivel físico. Estadísticas demuestran que un gran número de estrés piscolaboral se expresa por cansancio, insomnio, cefaleas y dolores físicos. A la empresa esto le cuesta dinero: bajas frecuentes, gastos elevados por sustituciones y otras soluciones; en total entre un 50-60% de las jornadas se ven afectadas por los efectos del estrés laboral.

De hecho, el estrés laboral en España afecta “a más del 40 por ciento de las personas asalariadas y en torno al 50 por ciento de los empresarios. Este hecho genera la pérdida de más del 10 por ciento del producto interior bruto (PIB)”, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).*

La responsabilidad que tienen las empresas y lideres de equipos es descomunal, ya que es entendible que, hoy en día nos encontramos en situaciones de altas exigencias. Los mercados son cada vez más competitivos, más internacionales, y debido a los avances de la tecnología más rápidos. Sin embargo, los efectos de estrés en el entorno laboral no sólo cuestan dinero a la empresa; cada vez hay más competencia y cultura interna en las grandes empresas acerca de la responsabilidad por la salud de sus recursos humanos.

Aunque las razones puedan ser muy complejas, realmente se puede empezar la reducción del estrés de directivos y equipo aplicando 3 simples pautas. La pastilla salvadora “anti-burnout” es el reto de re-equilibrar las prioridades personales y laborales, en otras palabras definir limites. En una cultura, tanto laboral como personal, que se marca por sonidos constantes y pantallas intermitentes de Smartphones la vida se extiende a un concepto de 24/7 con el fin de llegar a máxima productividad.

El resultado es ansiedad y estrés, acompañado por la alteración respiratoria y anunciado por la simple frase: “No tengo tiempo”. No obstante, todos sabemos que gestionamos el mismo tiempo, que nadie tiene más ni menos que otra persona, y que en resumen se trata de definir objetivos, prioridades y gestionar la propia energía de cada persona. El cambio será de dentro a fuera, desde el director al equipo, del equipo a la empresa, de la empresa al mundo. Sin embargo, es esencial empezar con la persona.

Para bajar niveles de estrés y ansiedad se pueden ejercer y seguir tres simples pautas:

  1. Respirar: Hacer ejercicios simples para bajar la respiración desde los pulmones hasta el abdomen, relajando el diafragma. Solo con esto la mente se relaja.
  2. Centrarse:Meditación es la respuesta común, pero qué es? Se trata de un ejercicio de “concentración” para que la mente se pueda relajar y regenerarse. Métodos fáciles: jugar cartas o ajedrez, partida de frontón/squash, correr, Sudoko.
  3. Mantenerse:Hacer ejercicio como mínimo 2 veces a la semana, y llevar una dieta sana, bajo consumo de alcohol y café.

Estas pautas puede seguir el individuo de una manera fácil y económica. A nivel del equipo de una empresa quizás conviene un trabajo más introspectivo, con el fin de disolver los conflictos del equipo y de reactivar el potencial que cada uno lleva dentro. La motivación nace desde el bienestar físico y mental y por ello, es imprescindible que cada empresa cuide a sus recursos más preciosos: los seres humanos. http://www.psiquiatria.com/noticias/ansiedad/estres/epidemiologia787/50786/

Maike Stolte – Socia Cataliza

mstolte@cataliza.org · www.cataliza.org

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s