Compromiso y motivación

niños jugando (3)Cuando estamos inmersos en un proyecto y no se cumplen los plazos o hay quien no se compromete lo suficiente y no realiza su parte, los que somos seguidores rigurosos de tiempos y compromisos, nos desesperamos, pero hay un elemento que, posiblemente, no tengamos en cuenta: la motivación de las personas hacia ese objetivo, y es que sin ella, no hay pasión si no obligación.

Podemos argüir en su contra, la necesidad del compromiso, la responsabilidad personal, etc. etc., pero entiendo que si no existe esa chispa de pasión, si no hemos sido capaces de transmitir esas llamaradas, es difícil que prenda en otros y que, por tanto, el engranaje funcione como si de un reloj suizo se tratase.

Es curioso ver nuestra indignación y obcecación cuando, una reflexión más profunda, puede llevarnos a las causas que motivan esa falta de involucración claro que, como siempre, andamos buscando culpables fuera cuando las causas (que no las culpas), pueden tener su origen en nosotros mismos.

Y es que pretendemos que las otras personas se motiven con los mismos desencadenantes que nosotros, algo que peca de soberbio egocentrismo. Se trata de analizar esos catalizadores emocionales que consigan subir la energía necesaria para ese proyecto, sea cual sea, con la certeza de que los resultados, no tendrán nada que ver.

En el momento en que veamos el brillo en los ojos, una mirada distinta, apasionada, es que estamos en pleno momento de alineación con el objetivo y, por tanto, bastante más cerca de él que pretendiendo imponerlo. Propongo invertir más tiempo en su arranque, posiblemente lo ahorraremos en su ejecución.

Cuando ese compromiso se desencadena, no hay excusas válidas para quien lo adquiere ya que ese objetivo se torna capital para él, lo hace suyo y, esa aparente intrascendencia, deja paso a un sana y seria devoción; por el contrario, cuando ese compromiso tan solo es asumido en la epidermis, nuestra piel se torna refractaria a el, impidiéndole penetrar, lo cual da pie a excusas, conductas de evitación o, como dice el refranero, “excusas de mal pagador”

Jordi Vila – Socio Catalizador

jvila@cataliza.org   http://cataliza.org

Un pensamiento en “Compromiso y motivación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s