Atravesando nubes

PENTAX ImageEl día es gris, las calles huelen a mojado y, al pasar junto a un parque, el olor a hierba húmeda excita mis sentidos. Pasos acelerados que no quieren el agua pegada a su piel, pasos inciertos y pasos seguros, pasos ligeros y pasos pesados pero pasos al fin.

En el trayecto hacia el aeropuerto, las calles tienen otro color, para unos color de vida, para otros color de tristeza y, pese a que la lluvia moja por igual, ves caras de fastidio por planes ahora sin sentido y caras de alivio, de limpieza, de pureza por el agua que cae.

Miro al cielo y veo negrura, oscuridad y me asalta una sensación: miedo, miedo a lo oscuro, a lo incierto, a lo que queda fuera de control. Nubes gruesas, bajas, como manchas en el cielo que impiden ver su lienzo azul, borrones de realidad, explosiones de naturaleza.

Subo al avión y veo algunas caras de circunstancias, otras de tranquilidad y, algunas, de auténtica preocupación, quizás por la lluvia que está cayendo, o quizás por su propia lluvia interior, lluvia al fin.

El agua arrecia, se intensifica, justo en el momento en el que los motores rugen con fuerza, los frenos se sueltan y el monstruo empieza a caminar, tomando cada vez mayor velocidad mientras su potencia me mantiene pegado al asiento y mis manos se cogen con fuerza al reposabrazos. Cierro los ojos, noto como el morro se eleva, ahora las ruedas delanteras se despegan del suelo; sensación de independencia, ahora lo hacen las traseras, ya nada nos mantiene en tierra. Juntos hacia un destino.

Ascendemos todos a una y la negrura de las nubes se acerca impertérrita a nuestra marcha, ¿o somos nosotros quienes nos acercamos a ella?, maravillosa perspectiva de uno u otro lado. El ascenso es firme hasta que el cúmulo de nubes nos engulle, ahora todo es oscuridad, temblores al atravesar su núcleo, zarandeos que remueven mi interior, cada vez más intensos…

…Y ahora paz, suavidad, el sol me deslumbra con todo su esplendor, me calienta la cara y me da tranquilidad, ahora todo es luz y, bajo ella, mis temores, la oscuridad. Pienso en mi Vida, en las zonas turbulentas que atravieso olvidando, quizás, que tras ellas está el sol, siempre, sin ninguna excepción.

¿Atravesamos las nubes yendo hacia el sol, con coraje y temple?

Jordi Vilà
Socio

jvila@cataliza.org wwww.cataliza.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s