La fidelización de empleados

FIDELIZACIONLas variables SATISFACCIÓN y VINCULACIÓN describen dos estados emocionales con gran impacto en los comportamientos personales de los empleados, y por tanto, en la competitividad de las empresas.

El comportamiento de un empleado que se sienta satisfecho y vinculado es totalmente distinto al de aquel que se siente insatisfecho y desapegado del proyecto dela  empresa en la que trabaja.

Las variables de satisfacción y vinculación son las que definen tanto la cartera de nuestros clientes como la cartera de nuestros empleados. La tipología de empleados que tiene cada empresa es determinante y tiene una gran influencia en la tipología de clientes que la empresa acaba disfrutando o sufriendo.

Cartera de Empleados

  NO VINCULADOS  VINCULADOS
 

NO SATISFECHOS

 

Terroristas

 

 

Rehenes

 

SATISFECHOS

 

Mercenarios

 

Apóstoles

Terroristas: baja satisfacción y baja vinculación acaba convirtiéndose con el tiempo en un empleado “terrorista”. Este apelativo describe el daño que dichas personas pueden hacer en una empresa. Una persona que se sienta mal con lo que hace comunicará ese “feeling” a sus compañeros y a los clientes a los que tenga acceso. Un empleado terrorista es un verdadero cáncer para la organización. Se dan las condiciones para generar terroristas cuando las percepciones recibidas por los empleados están muy por debajo de las expectativas que tenían, cuando el proyecto de empresa no tiene un carácter integrador o cuando la ejemplaridad de los directivos deja mucho que desear.

Rehenes: baja satisfacción y alta vinculación son los empleados “prisioneros” o “rehenes”, que abundan en las empresas, y que si no marchan, normalmente, es porque no tienen a donde ir. Es un gran fracaso para las empresas acumular personas con este perfil.

Mercenarios: alta satisfacción y baja vinculación, significa que su satisfacción está más en la coyuntura o en lo que se le paga que en su fe real y sincera en el proyecto. No tendrán muchos escrúpulos en pasarse a la competencia o abandonar el trabajo cuando más se les necesite.

Apóstoles: alta satisfacción y alta vinculación, disfrutan con lo que hacen y creen en el proyecto de la empresa. Irradian positivismo y optimismo allá por donde van y entre el resto de empleados y clientes. Cuando una plantilla de empleados se siente de esa manera, sus contribuciones aumentan espectacularmente. Una dirección emocionalmente inteligente crea mayor satisfacción y vinculación entre sus empleados, y por tanto, más apóstoles.

Dos preguntas de reflexión:

¿Cómo es a cartera de empleados en tu empresa?

¿Cómo estás gestionando las 4 tipologías?

Jaume Abad

Socio Cataliza

jabad@cataliza.org http://www.cataliza.org

Fuente:  “Servicios&Beneficios, la fidelización de clientes y empleados, la inteligencia emocional en los negocios” de Luis Mª Huete, Editorial Deusto, uno de los libros que más me han impactado sobre fidelización de empleados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s