5 años de Cataliza, 5 años de esmerada dedicación

Entrevista a Judith Aparicio, presidenta de Cataliza

Cuéntanos, Judith, ¿cómo surge la idea de crear Cataliza?

La idea surge de Jordi Vilà, un excelente profesional del coaching y una persona maravillosa. Él funda Cataliza en 2011 con la idea de crear un gran proyecto, una gran organización de coaches provenientes de diferentes entornos que, de forma sinérgica, sea capaz de atender las necesidades de muchas empresas, grandes y pequeñas. Él fue quien pensó que una cooperativa era el modelo ideal. La suma de muchas individualidades reunidas en torno a un gran proyecto con el fin de sumar, de interactuar y crecer como personas y como profesionales. 

Cataliza

Una gran idea, sin duda…

Sí. La capacidad de liderazgo de Jordi consiguió reunir en un inicio a 38 personas de forma bastante rápida: coaches, principalmente de Barcelona y Madrid, formados en las mejores escuelas de coaching, con quienes había coincidido en un momento u otro de su trayectoria. Algunos de ellos se estaban iniciando en la práctica profesional del coaching, mientras que otros gozaban de una amplia experiencia de muchos años.

¿Cómo fueron los inicios?

Comenzamos con una enorme ilusión. Nos unían las ganas de compartir aprendizajes nuevos, proyectos, estilos distintos de trabajo. Crecimos en un solo año hasta 43 socios, en 2012. También los clientes se fueron incrementando progresivamente en número y en facturación.

Los primeros dos años trabajamos mucho tras las bambalinas. Nos dedicamos a crear una base sólida, con mucha dedicación de tiempo voluntario y no remunerado. Creamos los diferentes departamentos: marketing, financiero, el de personas y valores, organización de proyectos… Con muchas ganas, una gran confianza en nuestro potencial combinado con el esfuerzo, poco a poco nos comenzamos a ver recompensados. Surgieron los primeros encargos, buenas oportunidades de formación interna… cada año hemos ido evolucionando y viviendo nuevas experiencias.

¿Cómo es hoy Cataliza?

Hoy en día tenemos 80 clientes, que hemos conseguido en estos 5 años, y no hacemos más que crecer. Es impresionante. Estamos muy orgullosos de nuestros logros. Cada vez incorporamos proyectos de coaching más complejos. Actualmente, el equipo de Cataliza lo formamos 13 socios en activo. Somos un equipo flexible, ni pequeño ni grande, que permite que en un mismo proyecto trabajemos conjuntamente hasta 3 o 4 profesionales con dedicaciones en tiempo y funciones distintas, completamente adaptado a las necesidades de nuestro cliente. Se trata de un crecimiento muy orgánico, natural.

CoachesCataliza

¿Qué beneficios aporta el hecho de trabajar con un equipo cooperativo como Cataliza?

Uno de los mayores beneficios son las sinergias que se crean gracias a los diferentes campos de conocimiento de los socios de Cataliza. La organización es muy flexible y rica en innovaciones, con un ambiente abierto a la creatividad y totalmente orientada al cliente. Casi podríamos decir que hacemos ‘trabajos artesanales’ de coaching. Los coaches estamos todos certificados con formaciones de las más exigentes y nos dedicamos en cuerpo y alma para ofrecer un servicio totalmente personalizado.

Disponemos de la experiencia de haber trabajado en equipo durante estos cinco años, con lo cual funcionamos como un engranaje bien engrasado, y eso es una gran ventaja para aportar soluciones efectivas y tremendamente productivas.

¿Cómo defines a la Cataliza actual?

Cataliza es hoy una organización madura, que trabaja de forma muy profesional, con herramientas de gestión de clientes, con estrategias claras a corto, medio y largo plazo, que sabe lo que quiere y a dónde quiere llegar. Cuidamos a los clientes, son lo más importante para nosotros, y primamos la calidad a la cantidad. Tenemos a nuestro lado clientes como Coca Cola, Schneider, Damm, Oysho, Bershka, Gaes, Philip Morris, Bimbo o Brico Depot. Nos conocen las marcas más importantes, más significativas de nuestro país. Y, a pesar de que atendemos grandes marcas, las PIMES son la niña de nuestros ojos, creemos que nuestro apoyo hacia ellas es clave.

¿Qué servicios son los más relevantes?

En realidad, elegimos la mejor solución en función de las necesidades de cada cliente: coaching ejecutivo, coaching de equipos, consultoría, gestión del cambio, gestión de conflictos, trabajo cooperativo, liderazgo… sobre todo ayudamos y acompañamos en los procesos de cambio de las organizaciones.

En Cataliza, nos estructuramos en torno a una serie de unidades de negocio: Arbinger, una marca estadounidense que trata la gestión del conflicto en las organizaciones, con una metodología propia y de la que somos licenciatarios en exclusiva; Codesarrollo Profesional, una innovadora herramienta que proviene de Canadá, que se ha desarrollado en Francia con gran éxito y que ahora estamos introduciendo en España; más un completo proyecto de coaching ejecutivo en la etapa de maternidad y paternidad llamado Amara, del que somos pioneros.

¿Cuál es la visión de futuro de Cataliza?

En Cataliza, somos punteros en varias áreas relacionadas con la gestión del cambio en las organizaciones y el liderazgo. Nos hemos propuesto desarrollar nuestra capacidad de influir cada vez más en la productividad de las empresas mediante nuestro trabajo, algo esencial en los tiempos que corren.

¿Y la estructura? ¿La queréis mantener tal como está?

De momento, sí. Somos 13 personas a dedicación ‘part time’. Queremos ir destinando cada vez más tiempo a los clientes de Cataliza. Queremos crecer profesionalmente con Cataliza. Estamos distribuidos en diferentes zonas geográficas: tenemos socios en Francia, Canarias, Chile… y eso es realmente enriquecedor.

¿Cuáles son vuestras mayores dificultades?

Este tipo de organización requiere de grandes dosis de autoliderazgo, junto con una enorme responsabilidad personal. Al ser una organización en la que los resultados se producen en función de la implicación que cada persona tiene con la organización, hace que no estemos acostumbrados a un esquema donde todos somos líderes, todos somos socios de un mismo proyecto. Nadie nos dice qué debemos o no debemos hacer, ni nadie decide por nosotros.

CatalizaEquipo

Cuando entra un proyecto nuevo, ¿cómo se determina quien lo llevará, quién trabajará en él?

Lo decide el jefe de proyecto, que puede ser quien trae el cliente, pero no forzosamente siempre es así. Hay mucha generosidad en Cataliza, y una gran confianza. Si uno no ve que sea la persona más adecuada para llevar un proyecto adelante, aunque lo haya conseguido él o ella, puede que lo acabe ejecutando otra persona si se cree más conveniente. Aquí también tiene mucho que decir el cliente. Cataliza propone y el cliente dispone. Se genera mucho diálogo entre los socios, de tal manera que no hay lugar para dudas o malentendidos con respecto a los proyectos.

Nos gusta, en general, el coliderazgo. Lo hacemos mucho: en la venta, en la ejecución y en la evaluación. De manera natural. Los clientes son de Cataliza, no del coach que los ha traído. En cada proyecto, se combinan las personas para dar el mejor servicio posible. Esto requiere ser excelentes en coordinación interna, una enorme generosidad y siempre priorizar las necesidades del cliente, por encima de todo lo demás, a la hora de tomar decisiones.

Los proyectos con los que más disfrutamos son aquéllos en los que se puede implicar a muchos socios, cuántos más, mejor, porque nos une un gran sentimiento compartido de equipo.

¿Algún proyecto que recuerdes con especial cariño?

El de una empresa del sector de la salud, por ejemplo. La persona que mejor conoce la visión y las necesidades del cliente está en Chile, y eso no resultó ningún un impedimento para tirar el proyecto adelante, sino más bien al contrario. La tecnología permitió que el líder del proyecto diera el apoyo necesario a través de Skype a la persona que coordinaba los equipos de trabajo en Barcelona, con 5 coaches a su cargo que se encargaron de desarrollarlo. La implementación acabó por ser un éxito. Ésta es una forma de aprovechar lo mejor que aporta cada socio, cada coach, sin límites geográficos. De hecho, tenemos una gran cantidad de proyectos internacionales, con clientes internacionales.

Otro caso que se me ocurre son las sesiones de coaching que hemos llevado a cabo con jefes de policía, autonómica y municipal. Con ellas, nos hemos dado cuenta de que las problemáticas son las mismas que para los altos cargos de empresas: cuestionamiento del liderazgo, gestión de equipos, autoliderazgo y autogestión. Generalmente, se trata de profesionales que conocen bien su trabajo y disfrutan sobremanera con él. Sin embargo, en determinados momentos de su vida les falta saber transmitir esta ilusión a sus equipos, comunicar entusiasmo, mostrar la energía que generan las nuevas ideas y los cambios… necesitan ayuda por nuestra parte. Otro tema que ambos tienen en común es el de las relaciones. Todo y que les gusta mucho su trabajo, sufren auténticas dificultades para conseguir una implicación con sus equipos, consolidar vínculos fuertes con sus clientes y/o partners, como son los ciudadanos, los servicios sociales u otros organismos de gobierno. Se inspiran en modelos que funcionan en otros países, como los escandinavos o incluso los Estados Unidos. Cataliza, con sus numerosos contactos y referencias a nivel internacional, logra estar a la última en estos asuntos.

Finalmente, otro proyecto que me entusiasma es el de una gran empresa tecnológica con oficinas en Milán, Boston, Munich y Barcelona. Estamos acompañando y capacitando a sus directores en Milán y Barcelona para que ellos, a su vez, formen al resto de la empresa internamente y sean unos buenos facilitadores del cambio. Están maravillados sobre la manera cómo estamos logrando alentar y mover la energía para gestionar esos cambios. Damos las claves y los recursos para que ellos mismos puedan hacerlo desde dentro. Están muy agradecidos por nuestro acompañamiento.

¿Qué planes tiene Cataliza para el futuro?

Nos damos cuenta de que el punto clave a trabajar es nuestra felicidad y la de nuestros clientes. Queremos ser más conscientes de lo que aportamos y de lo que recibimos, que es mucho. Nos debe servir para mantener la motivación bien alta, para continuar siendo tan generosos como hasta ahora y cuidar la confianza en el equipo.

Nuestra estrategia ha evolucionado con el paso del tiempo. Queremos ser un referente único en coaching, desarrollar una serie de servicios únicos con marca propia, servicios completamente innovadores que producen auténticas y necesarias transformaciones en las empresas que los implementan, como son Arbinger, Codesarrollo Profesional y Amara.

La formación continua de los socios es también un objetivo, junto con unas finanzas completamente saneadas, que nos permiten movernos con gran agilidad. Enfocamos nuestro futuro con una gran ilusión, continuamos con la misma energía del primer día.

Esta entrada fue publicada en Consultoría y etiquetada , por blogdecataliza. Guarda enlace permanente.

Acerca de blogdecataliza

Nuestra vocación es acompañar a organizaciones y sus equipos a definir y alcanzar sus objetivos, con diversas herramientas como Coaching, Dinamización o Formación. Somos la primera Cooperativa de profesionales de Formación y Coaching en España. Todos los socios estamos certificados por la INTERNATIONAL COACH FEDERATION (ICF) y contamos con experiencia previa en el ámbito empresarial. Activamos tu energía y la de tu equipo para llevar a cambio la transformación necesaria. Trabajamos con los recursos que ya tienes y te garantizamos resultados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s