¡Me declaro vivo!

“Saboreo cada acto. Antes cuidaba que los demás no hablaran mal de mí, entonces me portaba como los demás querían y mi conciencia me censuraba. Menos mal que a pesar de mi esforzada buena educación siempre había alguien difamándome. ¡Cuánto agradezco a esa gente que me enseñó que la vida no es un escenario!

¡Desde entonces me atreví a ser como soy! Tengo amigos de todas las religiones; conozco gente extraña: vegetarianos que devoran al prójimo con su intolerancia, personas que caminan con un cartel que dicen: “Yo sé más que tu”; Médicos que están peor que sus pacientes, gente millonaria pero infeliz, seres que se pasan el día quejándose, que se reúnen los domingos para quejarse por turnos, gente que ha hecho de la estupidez su manera de vivir. Sigue leyendo

Cuando más grande es el caos, más cerca está la solución

Como coaches acompañamos a las personas, a las organizaciones y a la sociedad en sus transiciones. No somos consultores, ni decimos lo que hayque hacer, sino que facilitamos la liberación del potencial de las personas y de los equipos. Trabajamos con lo que aflora. Es por ello que también nos llaman  “facilitadores” y  “agentes de cambio”.

En un época de crisis compleja como la que estamos atravesando, en la cual sabemos que la forma como hacíamos las cosas ya no nos sirve, ha aparecido una fuerte demanda de respuestas a preguntas esenciales.  Se han producido excesos en la sociedad , el recipiente se ha desbordado y ésto ha producido cólera, pánico, desorientación y/o resignación .

Algunos predicen cambios estructurales importantes y dicen que hemos llegado al final de un sistema, otros empiezan a organizarse de otra forma y muchos se plantean nuevos modelos. La toma de conciencia de algunos y la confirmación de que estamos interconectados de otros, hace que se presagie un cambio de valores en la sociedad. Sigue leyendo